10

Un poco de mí.

¡Madre mía! lo que me ha costado escribir una entrada…Mi naturaleza tímida me lleva a pasar por aquí de puntillas y a ser una simple espectadora, pero después de leer en varios blogs la fantástica terapia que supone compartir nuestras inquietudes me lanzo a la aventura de ponerme a escribir a ver qué pasa.

Aterricé aquí por casualidad, hace un mes más o menos, cuando después de ir al médico, por fin, mi madre y el míster llevaban detrás de mí para que fuera por un lunar que me estaba cambiando de forma y porque desgraciadamente a mi madre la detectaron cáncer de mama el año pasado y ya era hora de que empezase a hacerme revisiones yo también.

Así pues, aprovechando esta visita, por si no tenía poco con todo esto, pensé que sería buena idea comentarle a la doctora que llevaba como un par de años manteniendo relaciones con el míster sin protección y que todavía no me había quedado embarazada. 

La verdad, en un principio para mí esto no era problema, pero después de tener una conversación transcendental sobre el asunto con el míster me dio por pensar que lo mismo, a mis 35 años, era hora de darle una vuelta al tema. A él ya le lleva años picándole el gusanillo de ser padre y cuando hablamos me dijo que ponía como límite este año y sino empezar a hacerse pruebas. Como decía, esto y otras cosas que hablamos, me hizo darme cuenta que a lo mejor tenía más ganas de lo que quería admitir, nunca me he caracterizado por mi instinto maternal.

Total, que también lo comenté y salí de allí con unas recetas de Yodocefol, así que, aunque la doctora me dijo que símplemente era el ácido fólico y que era importante tomarlo como mínimo 3 meses antes de la concepción, yo tenía que investigar qué era lo que me iba a tomar, tiré de google y me topé con un blog y de ahí pasé a otro y a otro y a otro y me quedé leyéndoos a todas sintiéndome un poquito menos sola en este camino a la maternidad. Decidí finalmente abrir uno y con el tiempo me he atrevido a escribir y así comienza mi andanza por este mundo.